Somos miles de millones de personas en la tierra y, sin embargo, sólo hay tres categorías de personas:

Y es esta última categoría la que estudiaremos en este artículo.

Según la intervención de la investigadora Sonja Lyubomirsky en la revista “Psychology Today”

“EL 40% DE NUESTRA CAPACIDAD PARA ALCANZAR LA FELICIDAD RESIDE EN NUESTRA CAPACIDAD DE CAMBIO Y ADAPTACIÓN”.

Esto significa que hay esperanza para todos. Incluso si estás en la última categoría.

También es bueno señalar que todos tenemos días malos. Y que es “humano” encontrarse de vez en cuando en una o varias de las situaciones que veremos a continuación. La diferencia entre una vida feliz y una vida infeliz es la frecuencia y el tiempo que nos encontramos en estas situaciones.

No olvides que tú eres el creador de tu vida. Si te quedas en “malas energías”, ¡eso es exactamente lo que atraerás hacia ti!

Para entender mejor este artículo, también puedes leer: ¿Qué es la Ley de la Atracción?

Aquí te dejo una lista de 7 cosas que te impiden avanzar y que no te permiten crear la vida de tus sueños. Recuerda que la única discapacidad en la vida es la mala actitud. 

1. Pensar por defecto que la vida es dura.

pensar que la vida es dura

Las personas felices saben que la vida puede ser dura. Saben recuperarse en los momentos difíciles y rara vez se ponen en posición de víctimas. Asumen la responsabilidad de sus problemas y se centran en cómo salir de esta mala racha lo antes posible.

Deja de quejarte y busca una vía de escape

La perseverancia y la búsqueda de soluciones en los momentos difíciles es una actitud que se encuentra en las personas que generalmente son felices y tienen el control de sus vidas. Las personas infelices, al contrario, son más propensas a quejarse de las circunstancias. Se perciben a sí mismos como víctimas de la vida, y se quedan atrapados en el modo “mira lo que me ha pasado, es horrible”, en lugar de buscar una salida.

2. Pensar que la mayoría de las personas no son de fiar y que no son dignas de confianza.

pensar que la gente no es de confianza

Está claro que hay que tener criterio y que es importante no confiar en personas fundamentalmente malas por pura ingenuidad. Sin embargo, la mayoría de las personas felices suelen confiar más fácilmente en la gente. Porque simplemente creen en la bondad de las personas, en lugar de creer que todos los que les rodean quieren hacerles daño. Suelen ser abiertos y amables con las personas que conocen, disfrutan socializando y se acercan a cada nueva persona con el corazón abierto.

Ten confianza

Las personas infelices han perdido el sentido de la confianza en las personas que conocen, y se basan en la idea básica de que no pueden confiar en extraños y desconocidos. Por desgracia, este tipo de comportamiento no hace más que cerrarles poco a poco la puerta al mundo exterior y limitar sus posibilidades de conocer y hacer nuevos amigos.

3. Centrarse en lo que está mal en el mundo, en lugar de ver lo que está bien.

centrarse en las cosas malas

Hay muchas cosas que están mal en el mundo, no estoy tratando de decir lo contrario. Pero también hay muchas cosas que son muy buenas. Las personas infelices crónicas tienden a ocultar este aspecto de la vida de su visión, y se concentran a tiempo completo en el lado más oscuro. Los puedes reconocer desde lejos, son los mismos que se quejan y que te dicen “Sí… Pero…” cada vez que se dice algo positivo.

Mira el lado positivo

Las personas felices son conscientes de los problemas globales, pero saben equilibrar esta legítima inquietud percibiendo también lo que va bien.

Las personas infelices parecen querer ignorar lo que es bello en el mundo por miedo a distraerse de lo que está mal. A diferencia de la gente feliz que sabe equilibrarlo.  

4. Compararse con los demás y cultivar la envidia.

cultivar la envidia

Las personas infelices piensan que les robaron la suerte. Como si hubiera una cantidad limitada de felicidad en el aire y si son infelices, es por culpa de los demás. Se comparan constantemente con los demás, lo que inevitablemente provoca resentimiento y celos.

Inspírate en los demás

Las personas felices saben que la suerte es simplemente una señal de algo a lo que también pueden aspirar. Saben que sus posibilidades son ilimitadas y que el éxito de los demás no les limita en su propio desarrollo, al contrario, les inspira y les empuja hacia adelante.

5. Querer tener un control total y perfecto de la vida

tener el control sobre todo

Las personas felices se esfuerzan a diario para alcanzar sus objetivos. Pero también saben que no tienen un control total sobre todo lo que ocurre, así que se adaptan en consecuencia.

La gente infeliz trata de controlar todo. En cuanto ocurre algo inesperado en sus vidas, es una tragedia.

Acepta lo que te ocurre y sigue adelante.

Las personas felices saben proyectarse en el futuro. También dejan espacio en sus planes para cualquier evento inesperado que pueda ocurrir. Lo aceptan porque saben que a veces es inevitable. Incluso los planes más elaborados pueden fracasar por una sucesión de acontecimientos desafortunados. Saber levantarse siempre es su “Plan B”.

6. Mirar al futuro con miedo y ansiedad.

mirar al futuro con miedo

Hay mucho espacio libre en nuestra mente, y todo depende de lo que queramos poner en ella. Las personas infelices llenan sus pensamientos con todo lo que podría ir mal, en lugar de enfocarse en todo lo que podría ir bien.

Elige bien tus pensamientos

Las personas felices saben tomar una dosis razonable de sueño y utopía, y se permiten soñar el futuro. Las personas infelices llenan ese espacio con miedo y ansiedad constante.

Las personas felices también conocen el miedo y la preocupación, pero saben hacer la diferencia entre sentir ese sentimiento y vivir sólo para él. Cuando aparece la inquietud, generalmente se preguntan si hay algo que se pueda hacer para evitar que sus temores se hagan realidad.

7. Llenar las conversaciones de chismes y quedarse en el pasado.

vivir de chismes y quedarse en el pasado

A la gente infeliz le gusta vivir en el pasado. Las desgracias que les han ocurrido, el hecho de que la vida sea dura, son sus temas de conversación favoritos. Cuando ya no tienen nada que decir, hablan de la vida de los demás y de chismes.

Vive el momento

Las personas verdaderamente felices viven el momento presente y sueñan con el futuro. Se puede sentir su presencia positiva a simple vista! Son felices con lo que tienen ahora y sueñan con el futuro y las posibilidades que éste les pueda ofrecer.

Por supuesto, nadie es perfecto. Todos somos susceptibles de nadar en aguas turbias algún día.

Pero lo que realmente importa al final es nuestra capacidad para superarlo y no acomodarnos en la infelicidad. No se trata de tenerlo todo de forma absolutamente perfecta, se trata de tener hábitos positivos y saludables en el día a día, para que podamos alcanzar la felicidad y tener la vida que deseamos.

Camina, cae, levantate, vuelve a empezar.

Porque al final, es cuando nos levantamos que hacemos la diferencia…

Es hora de tomar responsabilidades. ¿Te reconoces en algunos de estos puntos? Si es así, ¿qué piensas hacer hoy para romper este mal hábito y mejorar tu vida? Comparte tu respuesta en los comentarios de abajo.

Deja un comentario